Apnea del sueño y oído

0
404
Apnea del sueño y oído

Hablamos hoy de apnea del sueño y oído. Hace 15 años –en 2008–, la Asociación Mundial de Medicina del Sueño proclamaba una nueva efeméride. Estableció el «Día Mundial del Sueño», que –desde entonces– se celebra la jornada laborable anterior al equinoccio de de primavera. Es decir, tiene lugar –habitualmente– el tercer viernes de marzo, que –en 2023– coincide con el día 17. Una declaración que, según los especialistas, busca “sensibilizar a la población sobre la importancia de descansar bien”. Además, “se pretende tratar las causas y síntomas de no dormir en condiciones, un problema que si no es afrontado a tiempo ocasiona serios problemas de salud”.

De hecho, “y al igual que la buena alimentación y el ejercicio físico moderado, el sueño de calidad es un hábito fundamental para el bienestar físico, mental y social”. Entre las consecuencias negativas de no reposar en condiciones se encuentran las afecciones en la audición. Sobre todo, las vinculadas a la «Apnea del sueño», que no es otra cosa que “patrones anormales en la respiración mientras dormimos, interrumpiendo el descanso profundo”. Apnea del sueño y oído.

Las pausas pueden prolongarse a lo largo de varios segundos –al menos, 10– y, cuando esto ocurre, el cerebro activa “una alarma para despertar al paciente” y que vuelva a respirar. Este proceso puede suceder más de 50 veces cada hora y, como resultado, el individuo no se regenera de una forma adecuada. Apnea del sueño y oído.

Se trata de una problemática que “afecta a más del 25% de la población adulta en España y que llega a provocar pérdida auditiva repentina, también conocida como «sordera súbita»”, explican los investigadores. De acuerdo a un estudio publicado en la revista científica «Archives of Otolaryngology – Head & Neck Surgery», en el que se abordaron informaciones relativas a una muestra de 19.000 personas, los pacientes con «Apnea del sueño» tienen un mayor riesgo de padecer «sordera súbita». Cuentan con un 48% más de probabilidades de presentar dolencias auditivas como la mencionada.

Pero, ¿cómo ocurre esto? “Para un perfecto funcionamiento del sistema auditivo, los órganos del oído interno dependen de la existencia de un flujo sanguíneo normal en la zona”, indican los especialistas. Y la «Apnea del sueño» causa inflamaciones que afectan a los vasos sanguíneos ubicados “en las áreas del cerebro que controlan la audición, incrementando –así– el riesgo de padecer «sodera súbita»”. Además, “años de ronquidos fuertes también dañan las células ciliadas de la cóclea, lo que resulta en una pérdida auditiva neurosensorial de forma permanente”.

Ante este problema, ¿cómo se puede actuar para minimizar riesgos? En primer lugar, se ha de intentar mejorar la calidad del descanso. Y, con este fin, hay que acudir a los especialistas en la materia. La práctica totalidad de hospitales de España poseen «Unidades del Sueño», que cuentan con diversos tratamientos para abordar de manera eficaz lo relacionado con la Apnea.  Y todo ello, además, se debe acompañar por otros fáciles consejos, como bajar de peso, tener «higiene del sueño», dejar el alcohol y el tabaco, y hacer un ejercicio físico regular, entre otras recomendaciones.

Pero si los problemas auditivos ya han llegado, una de las mejores soluciones pasa por apostar por los audífonos. Así se incrementa la calidad de la audición. Desde Beltone contamos con una amplia gama de este recurso, que permite abordar todo lo relacionado tanto con la «sordera súbita» como con otras hipoacusias vinculadas con los problemas de sueño.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here