El sonido de la lluvia

0
215

El sonido de la lluvia es una experiencia auditiva que puede ser relajante, nostálgica o incluso estimulante para algunas personas.

El estrépito de las olas del mar rompiendo en las rocas, un río que fluye, la lluvia que cae… Son muchas las personas que experimentan una sensación placentera cuando escuchan este tipo de sonidos acuosos. Y aún más lo es cuando se acompaña de otras sensaciones, como el olor a tierra mojada.

El olor de la lluvia es causado por una sustancia química llamada petricor, que se libera cuando las gotas de lluvia caen al suelo. El olor a petricor puede resultar muy refrescante y tonificante. También puede crear una sensación de calma y relajación. El olor a lluvia se puede disfrutar simplemente abriendo una ventana o saliendo a caminar bajo la lluvia.

La palabra viene del griego petros, que significa «piedra», e icor, que quiere decir «el fluido que fluye en las venas de los dioses». Este término fue acuñado en 1964 por Isabel Joy Bear y Richard Thomas en su artículo Nature of Argillaceous Odor. En inglés se denomina petrichor.

El principal compuesto químico detrás del olor a petricor es la geosmina, ​ un producto metabólico de una clase de bacterias que habitan en el suelo llamadas actinomicetos, principalmente la Streptomyces coelicolor y algunas cianobacterias. Lo producen en el suelo circundante y la lluvia lo altera, esparciéndolo por el aire y permitiendo su detección.

No hace muchos días, lo hemos podido escuchar durante casi una semana, sobre una España mojada así como percibir ese inconfundible olor.

Puede variar desde un suave y constante murmullo hasta un golpeteo fuerte y enérgico, dependiendo de la intensidad de la lluvia y del entorno en el que se encuentra.

El sonido de la lluvia puede tener efectos calmantes, ya que muchas personas encuentran reconfortante escucharla caer mientras están en casa, especialmente si están acurrucadas bajo una manta o junto a una ventana. Esta experiencia puede evocar sentimientos de paz y tranquilidad, y puede ayudar a algunas personas a conciliar el sueño o a concentrarse en tareas relajantes como la lectura o la meditación.

Para otros, el sonido de la lluvia puede tener un efecto más melancólico, evocando recuerdos de días lluviosos pasados o de momentos emotivos. Sin embargo, incluso en estos casos, el sonido de la lluvia puede ser reconfortante, proporcionando una sensación de conexión con la naturaleza y recordando la belleza de la lluvia en sí misma.

Esta relajación de los sonidos acuosos es una de las claves de aplicaciones para calmar los acúfenos, o tinnitus, con aplicaciones como Tinnitus Calmer, diseñadas para minimizar el impacto de los acúfenos.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here