¿Cómo afecta a nuestra vida la pérdida de audición sin tratar?

0
277

La pérdida de audición sin tratar afecta a nuestra vida de muchas maneras, y en todas las edades.

En primer lugar a la comunicación. En función del grado de pérdida de audición sin tratar, las personas con hipoacusia no escuchan bien el habla en voz baja, o en entornos ruidosos, pero incluso puden dejar de percibir incluso los sonidos fuertes de advertencia, como sirenas o alarmas.

A menudo, las personas con pérdida de audición sin tratar deben pedir a los demás que repitan lo que dicen y pueden tener dificultades para comunicarse en el lugar de trabajo o para mantener una conversación simple.  De esto, de cómo comunicarse con las personas con pérdida auditiva, hemos hablado ya en otras ocasiones y os hemos dado consejos, que os recordamos aquí

La pérdida auditiva también afecta a la adquisición del lenguaje y del habla. La adquisición del habla en los niños se relaciona directamente con su capacidad auditiva. La mayoría de los estudios realizados en niños con pérdida de audición muestra que presentan un retraso en el desarrollo del habla y del lenguaje, y que, probablemente, se extienda hasta la edad adulta.

El grado de deficiencia es proporcional a las dificultades en la percepción del habla y a los déficits del lenguaje. Sin embargo, incluso las pérdidas auditivas leves o unilaterales, que a menudo se pasan por alto, afectan el desarrollo del habla y del lenguaje en los niños. La edad a la que se pone remedio a la pérdida, influye considerablemente en los resultados en materia del lenguaje y el habla de los niños con pérdida de la audición. Los resultados son mejores en los niños diagnosticados antes de los seis meses de edad y en quienes se pone en marcha una intervención temprana. El momento de la intervención se refleja asimismo en los resultados del desarrollo, ya que la privación sensorial en los primeros años de vida suele relacionarse con problemas del desarrollo. De ahí que sea tan importante el cribado neonatal, como hemos comentado en anteriores ocasiones.

El lenguaje es fundamental no solo como un medio de comunicación, sino también como un elemento que contribuye al desarrollo cognitivo, una herramienta para la educación y la base de las relaciones sociales. Por lo tanto, el acceso al lenguaje es crucial; cuando los niños sordos no pueden acceder a la estimulación del lenguaje en una etapa temprana de su vida, es un obstáculo para su desarrollo general.

La pérdida de la audición puede tener un efecto duradero en los resultados académicos de una persona, es decir, en su educación. Si no se atiende a tiempo, las personas con pérdida auditiva tienen un menor aprovechamiento escolar, un avance más lento en el sistema académico, mayor riesgo de deserción escolar y menos probabilidades de solicitar el ingreso a los estudios superiores, en comparación con sus compañeros oyentes. Por lo tanto, la pérdida auditiva también afecta a la Educación.

La relación entre la pérdida de la audición y el empleo en las personas adultas es evidente. En los estudiantes con pérdida de la audición a menudo se necesita una planificación laboral y toma de decisiones para tener éxito en el trabajo. En general, las personas adultas con pérdida de la audición tienen más probabilidades de estar desempleadas o subempleadas. Un estudio transversal que se llevó a cabo en el Norte de Finlandia  mostró que las personas de 25 años con pérdida de la audición medida clínicamente tenían el doble de probabilidades de estar desempleadas que las de la misma edad con audición normal. Además, cuando están empleadas, las personas con pérdida de la audición suelen ganar salarios más bajos.

La pérdida de la audición contribuye al aislamiento social y a la soledad en todas las edades, en particular en las mujeres y las personas mayores, debido quizás a una menor participación en las actividades o por tener una red social más reducida. Esto se observa sobre todo en los lugares donde hay poco acceso a la atención otológica y audiológica. La dificultad para comprender la información auditiva y sostener conversaciones  puede hacer que las personas afectadas eviten las situaciones sociales que les resultan potencialmente embarazosas. Por ello, las personas con pérdida de la audición, especialmente las que no utilizan audífonos, muestran niveles elevados de soledad.

El aislamiento social y la soledad debidos a la pérdida de la audición pueden tener importantes repercusiones en la salud psicosocial y cognitiva de las personas mayores. La falta de interacción y la sensación de soledad pueden ser parte de los mecanismos que vinculan a la pérdida de la audición con el deterioro cognitivo. Además, el aislamiento y la soledad pueden contribuir a una mala salud mental, lo que lleva a sentir depresión y angustia.

A lo largo de la vida, las personas con pérdida de la audición suelen tener mayores tasas de depresión y manifiestan una menor calidad de vida en comparación con sus pares oyentes. Por lo tanto, también afecta a la salud mental. En las personas con pérdida de la audición se observan con frecuencia retraimiento social y una alteración de las interacciones sociales, así como sentimientos de vergüenza, rechazo y ansiedad. A menudo, durante la conversación, sus interlocutores sienten frustración y enojo.

Los profesionales de Beltone están siempre a tu disposición para revisar tu audición y velar por tu salud auditiva con las mejores herramientas de diagnósticos y te ofrecen la más avanzadas soluciones para los problemas de audición, también en lo referente a audiología pediátrica.

Fuente OMS.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here