Signos de alerta de la pérdida auditiva en los niños

0
188
Signos de alerta de la pérdida auditiva en los niños
Signos de alerta de la pérdida auditiva en los niños

En anteriores ocasiones hemos hablado de las repercusiones que puede tener la pérdida auditiva en los niños. Hoy nos toca hacerlo sobre los signos de alerta de la pérdida auditiva en los niños.

En el Manual Básico del Cuidado del Oído y de la Audición, la Organización Mundial de la Salud enumera algunos indicios que deben alertar a los padres, como por ejemplo:

  • Si el niño/a no habla ni demuestra un desarrollo del habla y el lenguaje al nivel esperado para su edad.
  • Si el niño/a a menudo le pide que repita lo que dice.
  • Si el niño/a sube el volumen de la televisión o tiene problemas para escuchar lo que se dice por teléfono.
  • Si el niño/a tiene un bajo rendimiento en la escuela o tiene problemas de comportamiento. En algunos casos, puede deberse a la pérdida de audición, ya que el niño no está escuchando las instrucciones correctamente y por lo tanto no responderá correctamente, porque no puede oír bien.
  • El niño presenta cualquier característica que sugiera una infección de oído, como historial de secreción (pus) en los oídos, también llamada supuración del oído; se queja de dolor, sensación de bloqueo o zumbido en los oídos; o fiebre con dolor de oído.

Todos ellos son signos de alerta de la pérdida auditiva en los niños.

¿Qué hacer cuando se sospecha una pérdida auditiva en un niño?

Si sospecha que un bebé o un niño puede tener pérdida auditiva, los padres deben llevarlo inmediatamente a practicarle una prueba de audición.

Con un equipo especial, la audición puede ser revisada incluso  el primer día de vida. En los bebés y los niños de hasta cinco años de edad, la audición puede examinarse usando una evaluación de las emisiones otoacústicas; así como también con pruebas automatizadas y completas de respuesta auditiva del tronco encefálico.

En los niños mayores de cinco años; la audición puede examinarse a través de una prueba de audiometría.

En todo caso, un simple sonajero puede servir para comprobar la respuesta de un bebé a partir de los nueve meses de edad. El sonajero debe hacer un sonido aproximadamente tan fuerte como un susurro. Y es necesario moverlo, no agitarlo, para un buen sonido de alta frecuencia. El bebé debería responder girando en la dirección del sonido.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here