Escuchar bajo el agua

0
184
Escuchar bajo el agua
Escuchar bajo el agua

Escuchar bajo el agua. El oído humano está diseñado para escuchar a través del aire, recogiendo las vibraciones de este por medio del  tímpano y convirtiéndolas en señales que capta el cerebro. En el aire, cualquier fuente vibratoria (por ejemplo, un tambor o un altavoz) comprime y expande alternadamente las capas de aire de colindantes, las cuales transmiten las vibraciones a las capas adyacentes y así sucesivamente hasta recorrer grandes distancias.

Estas vibraciones en el aire se desplazan a una velocidad de 340 m/s, creando una onda longitudinal que se atenúa a medida que se aleja de la fuente. Escuchamos los sonidos cuando la perturbación llega a la membrana timpánica desde  el oído externo y la hace vibrar, esta transmite la vibración por medio de los huesecillos, generando señales nerviosas que van al cerebro.

Es posible describir las fases de compresión/expansión de las capas de aire en términos de frecuencia medidos en Hertzios (vibraciones o ciclos por segundo). Nuestras cuerdas vocales pueden generar sonidos entre los 100 Hz (sonidos graves) y los 10.000 Hz (sonidos agudos) y el oído humano puede detectar sonidos comprendidos entre los 20 y los 20.000 Hz.

En el agua  el sonido se propaga de la misma forma que en el aire, lo que ocurre es que las capas vibrantes, compuestas por moléculas de agua, transmiten la perturbación a una velocidad casi 5 veces mayor que en el aire. Aunque esa velocidad de propagación de las ondas también depende de la temperatura y la presión. A 10ºC de temperatura y 1 atmósfera de presión la velocidad del sonido es 1.447 m/s. Sin embargo, aunque el sonido en el medio líquido se propague de una manera mucho mayor que en el aire, los humanos no estamos preparados para escuchar bajo el agua con nitidez, ya que, las ondas que nos llegan son demasiado burdas para el sistema de captación de sonido que tenemos construido en nuestros oídos.

No ocurre lo mismo con los animales marinos como los cetáceos, capaces de escuchar en rangos de frecuencia mucho mayores que el ser humano, es decir, pueden escuchar bajo el agua sonidos que nosotros no podemos captar. Su sistema auditivo es tan importante para su orientación como la visión para los humanos.

Así mismo, el sentido del oído para los humanos también es de vital importancia. Nos permite captar los sonidos que se producen en el ambiente, capacidad fundamental para ubicarnos, estar alertas ante las situaciones y poder actuar. Además, es un sentido fundamental para la comunicación y el desarrollo del lenguaje. Y también es responsable de nuestro equilibrio. Todo ello adaptado al medio en el que nos desenvolvemos habitualmente.

Es por tanto, fundamental prestar la atención necesaria a nuestro oído para tener una vida plena. Los profesionales de Beltone están siempre a tu disposición para cuidar de tu salud auditiva con los mejores medios de diagnóstico y las más modernas soluciones.

http://www.geocities.ws/cytparatodos/sonar/index.htm

https://www.elagoradiario.com/desarrollo-sostenible/biodiversidad/ruido-en-el-gran-azul-agua/

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here