El amor y el oído

0
142
El amor y el oído
El amor y el oído

En el día de San Valentín, por supuesto, tenemos que hablar del amor y el oído. El diccionario de la Real Academia es siempre una magnífica fuente. Su definición de amor es, sencillamente, sorprendente. El amor y el oído.

Las dos primeras acepciones de la definición, no tienen desperdicio.

La primera dice: Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

La segunda: Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

Es imposible decirlo mejor, y con menos palabras. Pero en este blog nos toca hablar de oídos. Y por supuesto, el  oído juega un papel significativo en cómo experimentamos el amor, ya que está relacionado con la comunicación, la conexión emocional y la atracción.

No cabe duda de que el oído influye en el amor. En primer lugar, por la comunicación verbal. El oído nos permite escuchar las palabras que expresamos y recibimos de nuestra pareja. La comunicación efectiva es fundamental en una relación, y la capacidad de escuchar y comprender las palabras de la otra persona fortalece la conexión emocional. “Para las mujeres el mejor afrodisíaco son las palabras, el Punto G está en los oídos, el que busque más abajo está perdiendo el tiempo”, dijo una vez la escritora Isabel Allende.

Por otra parte, si vas a decirle algo romántico a tu pareja, hazlo por su oído izquierdo, puesto que las emociones están focalizadas en el hemisferio izquierdo del cerebro.

También el tono de voz transmite emociones y matices que van más allá de las palabras específicas. Un tono afectuoso y cariñoso puede reforzar sentimientos de amor y conexión, mientras que un tono negativo o distante puede tener el efecto opuesto. Esto se hace evidente en las conversaciones telefónicas, en las que el tono y sus matices son lo más importante, en ausencia de la imagen de la otra persona.

La música y otros sonidos agradables crean un ambiente romántico y estimulan emociones positivas. Compartir gustos musicales, disfrutar de canciones significativas juntos o simplemente disfrutar de la música contribuye a la intimidad y al sentido de conexión. Muchos tópicos sobre el romanticismo entran por los ojos, como las velas, pero… habéis pensado cuáles tienen que ver con el oído. Son muchos. El lugar perfecto tiene que sonar a romanticismo, y desde luego, el romanticismo no es lo mismo sin música.

Los susurros suaves y las expresiones íntimas al oído pueden ser extremadamente sensuales. Estos gestos desencadenan respuestas emocionales y físicas que refuerzan la conexión entre las parejas.

La capacidad de escuchar activamente las necesidades, deseos y preocupaciones de tu pareja es esencial en una relación amorosa. Esto implica no solo oír las palabras, sino comprender y responder de manera empática.

Compartir momentos de risa y alegría fortalece la conexión entre las personas. El sonido de la risa puede ser contagioso y crear recuerdos positivos que fortalezcan el lazo emocional.

En resumen, el oído desempeña un papel crucial en la forma en que experimentamos y expresamos el amor a través de la comunicación, la conexión emocional y las experiencias auditivas compartidas. La capacidad de escuchar, comprender y comunicarse de manera efectiva puede contribuir significativamente al éxito y la felicidad en las relaciones amorosas

Y no sólo el oído. También las orejas. Tanto mujeres como hombres son sensibles a las caricias en las orejas debido a la cantidad de terminaciones nerviosas existentes.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here