Consejos para prevenir la otitis invernal

0
396

Consejos para prevenir la otitis invernal. Tras muchas semanas de espera, ya han llegado los fríos. Las temperaturas, al fin, son las propias de esta época del año. Incluso, se han vivido las primeras heladas en el centro peninsular. Las sierras de Madrid, Guadalajara, Soria o Segovia han bajado de 0ºC en varias ocasiones, al mismo tiempo que las nevadas han comenzado a caer en las cumbres de Pirineos y de la Cordillera Cantábrica. En definitiva, nos acercamos al invierno de una manera inexorable.

Este periodo –el invernal– es, sin duda, una de las épocas más bellas del año. Permite disfrutar de estampas naturales idílicas, que –también– facilitan la práctica de deportes estacionales, como el esquí. Sin embargo, algunas partes de nuestro cuerpo se encuentran más expuestas a las enfermedades. Entre los órganos más afectados se suelen encontrar los oídos, que pueden sufrir dolencias en estos días, como la otitis. ¿Quieres conocer algunos consejos para prevenir la otitis invernal?

Pero, ¿en qué consiste dicha afección? “Se trata de la inflamación de alguno de los tejidos auditivos”, indican desde la Sociedad Española de Medina Interna. “Dependiendo de la parte del oído que esté afectada, existen dos tipos de otitis”, la externa y la media. Entre los síntomas de la mencionada dolencia se encuentran el dolor, el taponamiento o la picazón. “Su causa es infecciosa”, indican desde la mencionada organización médica.

Entonces, ¿por qué la hinchazón de este órgano surge de manera más habitual en invierno? “Durante los meses fríos es más frecuente que se produzcan la otitis media, ya que los patógenos que la causan son habituales en esas fechas”, confirman desde el Hospital de Manises, en Valencia. “Es común que haya dolor de los conductos auditivos debido al frío y que se produzca la inflamación del oído”.

De hecho, “la Trompa de Eustaquio se encuentra entre este emplazamiento –los conductos auditivos medios– y la parte posterior de la garganta. Su función es drenar el líquido que se produce en estos emplazamientos. La infección aparece cuando esta estructura –la Trompa de Eustaquio– no funciona correctamente y, por tanto, acumula el contenido acuoso”, explica Esther Marín Alfonso, pediatra en el mencionado complejo hospitalario valenciano.

Asimismo, se ha de mencionar el papel de la mucosidad. Cuadros víricos tan comunes en estos días, como los catarros y las gripes, generan un exceso en la aparición de flemas. La acumulación de las mismas dificulta la comunicación entre la Trompa de Eustaquio y el oído, complicando su ventilación. Y la mencionada circunstancia puede producir otitis.

Una vez se ha contraído esta dolencia, existen diferentes maneras de abordarla, según sea su tipología. “Las otitis externas suelen tratarse con gotas para los oídos que contienen antibióticos y esteroides para reducir la hinchazón del canal auditivo, mientras que la otitis media se suele remediar a base de antibióticos y antiinflamatorios”, explican desde la Sociedad Española de Medina Interna. Pero, siempre, “es importante seguir correctamente las indicaciones del médico”.

Asimismo, existen una serie de fáciles recomendaciones que permiten reducir la exposición a la referida afección auditiva, aminorando la posibilidad de su aparición:

  • Proteger los oídos del frío: Cuando arriban las bajas temperaturas, es recomendable emplear gorros, bufandas y orejeras, con el fin de defender el aparato auditivo.

 

  • Evitar la sobreexposición de los oídos al viento: De esta forma, se evitaría la debilitación de este órgano ante posibles enfermedades.

 

  • Eludir los cambios de temperaturas: Durante el invierno, y debido a la climatización de los espacios cerrados, pasamos del calor al frío varias veces al día. Una circunstancia que afecta a muchas partes de nuestro cuerpo. Entre ellas, los conductos auditivos, por lo que deben ser protegidos, para que no sean afectados negativamente.

 

  • No introducir ningún objeto en los conductos de audición: Ni siquiera bastoncillos de algodón, con el fin de evitar la exposición a los patógenos que pueden generar la otitis.

 

  • Mantener la higiene en los oídos: A mayor profilaxis en esta zona, menor exposición a enfermedades como la otitis.

 

  • Secarse los oídos tras bañarse y ducharse: La humedad en esta zona del cuerpo también genera una mayor exposición a virus. En definitiva, se recomienda no salir a la calle con la cabeza mojada. Y si se utilizan audífonos, también se ha de evitar que estén mojados, con el fin de sortear enfermedades en esta zona de la cabeza.

 

  • Apostar por hábitos saludables: Hacer deporte, seguir una dieta saludable y rica en vitamina B12 –para incrementar nuestras defensas– y evitar conductas maliciosas –como el tabaquismo– permiten mantener un fortalecimiento del sistema inmunitario y evitar las acumulaciones de mucosidad, que puedan desembocar en otitis.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here