Cáncer y pérdida auditiva

0
56
CÁNCER Y PÉRDIDA AUDITIVA
CÁNCER Y PÉRDIDA AUDITIVA

Cáncer y pérdida auditiva. Algunos cánceres e incluso los tratamientos para combatirlos pueden provocar problemas auditivos como son la pérdida auditiva, que puede ir de leve a grave, y los acúfenos, zumbido en los oídos,

La pérdida auditiva y los acúfenos pueden producirse solos o simultáneamente, y pueden ser temporales o llegar a convertirse en lesiones permanentes.

Existen dos tipos principales de pérdida auditiva: pérdida auditiva conductiva, cuando algo bloquea el sonido en el oído externo o en el oído medio y por tanto el sonido no llega al oído interno, y pérdida auditiva neurosensorial, cuando el daño está en el oído interno o en los nervios que conectan el sentido del oído con el cerebro.

Y existen dos tipos principales de acúfenos: acúfenos subjetivos, que solo percibe la persona que los padece y se suelen producir por una lesión en alguna parte del oído o en los nervios auditivos, y acúfenos objetivos, que pueden ser percibidos de manera externa y suelen ser provocados por problemas cardovasculares o por tensión muscular.

Algunas de las causas de los problemas auditivos en las personas que padecen cáncer son las siguientes:

  • Algunos tratamientos de quimioterapia pueden dañar el oído interno. Estos suelen incluir fármacos que contienen platino. Los acúfenos a menudo son el primer síntoma de este tipo de daño. También pueden producir pérdida auditiva si el fármaco daña las células ciliadas del oído interno. Los problemas auditivos debidos a la quimioterapia suelen afectar a ambos oídos por igual.
  • Las dosis elevadas de radioterapia en la cabeza, el oído o el cerebro pueden afectar al oído interno. Aunque la radioterapia puede provocar problemas también en el oído medio y en el oído externo, tales como tapones de cera, acumulación del líquido o endurecimiento de los huesos del oído, afectando por tanto a la audición. Esto puede ocurrir en uno o en los dos oídos, dependiendo del área que esté siendo tratada.
  • Cirugía. La cirugía en las zonas cercanas al sistema auditivo también puede causar daños y pérdida de audición.
  • Medicamentos de uso frecuente. Algunos fármacos de uso frecuente que se combinan junto con el tratamiento contra el cáncer pueden provocar daños en el oído interno, incrementando las probabilidades de pérdida auditiva y acúfenos. Entre estos medicamentos se encuentran:

ciertos antibióticos, como la eritromicina, la neomicina, la gentaminina, la estreptomicina y la tobraminica, y algunos antinflamatorios y analgésicos no esteroideos, como el ibuprofeno o el ácido acetil salicílico. También ciertos diuréticos, algunos medicamentos para la regulación de la presión arterial y algunos antieméticos.

También algunas afecciones que no son cancerígenas, aunque tendemos a asimilarlas en la misma familia, pueden afectar a la audición, entre ellas los tumores benignos en los oídos o en el cerebro.

Pueden estar en riesgo de desarrollar problemas auditivos por un tratamiento contra el cáncer aquellas personas que:

  • Han mantenido tratamientos a edades tempanas. Cáncer infantil.
  • Tenían antecedentes de problemas auditivos previos del cáncer
  • Han recibido altas dosis de fármacos de quimioterapia
  • Han recibido una combinación de tratamientos que pueden provocar daños en el oído.
  • Han tenido problemas renales durante el tratamiento contra el cáncer
  • Han sufrido cirugía o infección en el cerebro o el oído debido a la enfermedad.

Los problemas auditivos por estas causas no solo se manifiestan en la pérdida de audición y los acúfenos, también se pueden presentar otros síntomas como: sensación de aturdimiento, náuseas o vértigos.

Siempre, en caso de presentarse este tipo de efectos secundarios ante un tratamiento contra el cáncer hay que comunicárselo al equipo médico que le está tratando, porque en ocasiones, cambiar la medicación o modificar las dosis es suficiente para que la pérdida auditiva no avance e incluso pueda llegar a recuperarse el nivel de audición.

No obstante, si ha estado sometido a tratamiento de quimio o radioterápia es recomendable realizar revisiones periódicas de su audición.

Los profesionales de Beltone están siempre a su disposición para cuidar de su salud auditiva, ayudarle a prevenir la pérdida de audición y ofrecerle las mejores y más modernas soluciones en caso de que fuera necesario.

https://acortar.link/HnzsoD

Eva Plaza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here