Pérdida auditiva: una desconexión con el mundo

0
1013
solucionar pérdida auditiva
La pérdida auditiva puede ocasionar muchos inconvenientes

La pérdida auditiva puede traer daños colaterales. A lo largo de los años, las personas suelen sufrir una pérdida auditiva gradual. Esto se debe a daños en el oído, los cuales pueden ser por el ruido excesivo, enfermedades como paperas, meningitis, esclerosis múltiple, enfermedad de Ménière, o si se han ingerido determinados fármacos durante un tiempo prolongado. También puede producirse desde el nacimiento, si la madre ha tenido rubéola o similares durante el embarazo.

De acuerdo con la audióloga Nathalie Bejarano, las personas que tienen pérdida auditiva normalmente están desconectadas del mundo al no poder entender lo que las personas les dicen, por lo que dejan de comunicarse con sus familias y con sus entornos sociales y laborales. Por otro lado, se vuelven más vulnerables, ya que no son capaces de captar las señales auditivas de alerta como: el claxon de un coche, los sonidos de alarma en sus trabajos… corriendo así mayor riesgo de accidente. Esta situación, conlleva a los pacientes a la depresión, el aislamiento y la frustración.

“Frente a esta situación, la tecnología ayuda de manera importante a las personas con pérdida auditiva, ya que los reconecta con el mundo, con sus familias y sus trabajos, logrando que tengan una buena relación con los mismos. El oído es un órgano muy importante, y poder recuperarlo es un milagro para aquellos pacientes que lo perdieron”, señaló la especialista en audición.

Entre las herramientas disponibles actualmente para solucionar la pérdida auditiva se encuentran:

Audífonos o Prótesis Auditivas: son amplificadores de sonido. Constan de un equipo que capta los sonidos, los procesa y los amplifica, enviándolos a través del conducto auditivo externo al oído. Los candidatos a este tipo de dispositivo son aquellas personas que no han perdido totalmente la audición, y cuyos oídos pueden captar y comprender un sonido amplificado.

Audífonos osteointegrados: estos van anclados directamente a hueso(mastoides) mediante cirugía. Los pacientes de este tipo de dispositivo son los que no tienen las condiciones anatómicas para la adaptación de un audífono regular.

Implantes Cocleares: son dispositivos médicos que se colocan quirúrgicamente dentro del oído interno. Los pacientes de este dispositivo son aquellas personas que perdieron de manera importante o totalmente la audición, y un audífono o prótesis no les favorece.

Más cerca de oír

La audióloga afirmó que los implantes cocleares permiten a una persona que está totalmente sorda recuperar la capacidad de oír, y representan una posibilidad que años atrás no existía. Los beneficios de esta tecnología van más allá de lo auditivo, ya que también permiten al paciente mejorar notablemente su bienestar emocional y su calidad de vida en general.

“Este dispositivo viene a sustituir las células ciliadas que se encuentran en el oído interno dentro de la cóclea, y retoma la tarea de transformar la energía de los sonidos en energía eléctrica. Es un dispositivo que estimula el nervio auditivo de manera eléctrica para que la persona sorda vuelva a escuchar. Está conformado por un componente interno: un hilo de electrodos que se ubica adentro de la cóclea, y una parte plana que tiene otro electrodo y un imán, y que va ubicado en el cráneo, debajo de la piel; y un componente externo: una bobina o antena, que tiene un imán que va conectado a través de la piel al imán del componente interno, que a su vez está conectada a través de un cable a un procesador de sonidos, ubicado encima de la oreja del paciente”, detalló Bejarano.

La parte interna de un Implante Coclear está diseñada para durar toda la vida, esto quiere decir que el paciente no debería hacerse más de una cirugía, mientras que el componente externo o procesador de sonidos, al estar en la parte de afuera de la cabeza, se puede actualizar de acuerdo a los avances de la tecnología.

Para realizarse un Implante Coclear, la técnica en audiología, explicó que el paciente debe tener las siguientes características:

– No se ve favorecido por un audífono o Prótesis Auditiva.

– Tiene las condiciones anatómicas para poder ser implantado (determinadas por estudios de imagen, analizadas por el equipo médico).

– Disponibilidad para asistir a controles médicos, de programación, terapias de rehabilitación y seguimiento post-operatorio.

Finalmente la especialista indicó, que para determinar si el paciente es candidato a este procedimiento, deberá ser evaluado por un equipo de profesionales, coordinado por un médico otorrinolaringólogo especializado en Implante Coclear, así como, realizarse distintas evaluaciones, como audiometrías, pruebas para implante, pruebas de imagen, entre otras.