Discapacidad auditiva: cuestión de cifras

0
797

Discapacidad auditiva: cuestión de cifras. La ley apoya que las personas con una discapacidad auditiva dispongan de todos los recursos necesarios para que puedan desarrollarse en cualquier ámbito. Sin embargo, las federaciones españolas denuncian que, después de siete años de crisis, estos derechos incuestionables se han visto limitados.

En España hay más de un millón de personas que padecen algún tipo de discapacidad auditiva o diferentes grados de sordera y más de 400.000 son usuarios del lenguaje de signos, lo que no implica que todos ellos sean sordos, ya que esta lengua también es utilizada por muchas personas que han tenido que aprenderla por razones familiares, laborales o afectivos, según el Instituto Nacional de Estadística.

Discapacidad auditiva: cuestión de cifras. A pesar de que las cifras son elevadas, y aunque desde 2007 la Administración Pública está obligada a facilitar el acceso a la información y la comunicación a las personas usuarias de la lengua de signos, algunas Comunidades Autónomas no invierten suficiente financiación para desarrollar completamente el servicio de interpretación que se ofrece a sus ciudadanos. Una ayuda que, además de ser un derecho, resulta necesaria en aspectos tan cotidianos como ir al médico o desenvolverse en una entrevista de trabajo. En este sentido, la Confederación Estatal de personas Sordas denuncia una situación de desigualdad territorial en este sentido.

España se encuentra muy lejos de alcanzar la media europea en cuanto a los servicios de interpretación. Mientras que la media europea es de un intérprete por cada 10 personas sordas, en España hay un intérprete por cada 125 personas con discapacidad auditiva.

Respecto a los niños con discapacidad auditiva, España cuenta con 11.700 menores sordos de entre 6 y 15 años, de los que 8.700 son niños y el resto niñas. Existe una decena de colegios bilingües en lengua de signos distribuidos entre Cataluña, Madrid, Galicia y Andalucía, y casi un centenar de centros de educación Primaria utilizan la lengua de signos además de una lengua oral.