Cómo cuidar los audífonos

0
1339

Hace un mes aportábamos algunos consejos para cuidar los oídos en verano, haciendo especial hincapié en las precauciones con el agua y los ruidos. Ahora toca centrarse en los audífonos, aliados en la vida diaria de muchas personas a los que hay que prestar mayor atención, si cabe, en estas fechas. Los consejos son, una vez más, de sentido común pero no está de más recordar algunas pautas sobre cómo cuidar los audífonos en esta época del año:

  • Los audífonos deben estar siempre limpios, guardados en su estuche y sin las pilas si van a estar un tiempo sin ser utilizados. Productos como el agua, el alcohol o el aceite están totalmente prohibidos para su limpieza, que debe ser diaria a ser posible. Si hay cerumen o polvo se debe utilizar un paño limpio o una toalla de papel. Si el audífono tiene un molde hecho a medida, se puede lavar con agua tibia y jabón suave. Si la batería tiene manchas marrones o verdes, hay que cambiarla. Y si el filtro está obstruido, se puede cambiar con la herramienta que te proporcione tu audioprotesista. Todas estas operaciones conviene efectuarlas encima de una superficie blanca, una toalla o en la cama, para evitar golpes.
  • Evitar el contacto con lacas del pelo, masajes faciales, colonias, protectores solares, repelentes de insectos, etc. Hay que colocarse el audífono después del aseo personal para evitar productos que pueden afectar el envoltorio exterior u obstruir la entrada del micrófono o el interruptor del control del volumen.
  • Mantener el dispositivo fuera del alcance de los niños y de los animales domésticos. Conviene recordar que sus ondas de frecuencia pueden ser captadas por algunos perros.
  • Como recordábamos en otra ocasión, hay que quitarse los audífonos cuando vamos a ducharnos, bañarnos o nadar, pero no siempre nos acordamos de dejarlos en un lugar seco. La condensación de vapor de agua del baño o las altas temperaturas de piscinas y playas afectan a sus componentes electrónicos. Su estuche es el lugar adecuado, y si éste se coloca debajo de la toalla, mucho mejor.
  • Su reparación debe ser realizada siempre por un profesional. Cualquier intento de apertura o arreglo por manos inexpertas puede producir daños irreparables.

Óscar Cabrera