Agua en los oídos

0
274
¿Qué hago si tengo agua en los oídos?

Agua en los oídos. Con el mes de junio llegan las altas temperaturas y para combatir el calor del verano no hay nada como darse un buen baño, ya sea en la piscina, en el mar, en un río o en un lago. La sensación de contacto con el agua es algo maravilloso y, además, nos permite practicar deporte, refrescarnos, compartir juegos o simplemente relajarnos. Pero nuestro cuerpo no está diseñado para vivir dentro del agua, y estas actividades pueden ocasionarnos molestias, como el agua atrapada dentro de los oídos.

Cuando después de una actividad acuática se nos queda agua en los oídos, en un principio puede pasar desapercibida, pero con el tiempo podemos notar molestias como ruido en el oído, problemas de audición, o puede convertirse en foco de infecciones e incluso provocar dolor de cabeza, mareos y nauseas.

Por lo general el agua atrapada en el oído se drena sola, pero en caso de que no sea así, estos consejos pueden ayudarte.

Si el agua se encuentra en el oído externo:

1.-   Una de las escenas típicas del verano es ver como alguien en bañador da saltos a la pata coja con la cabeza ladeada. Esta es probablemente la fórmula más utilizada para sacar el agua del oído, y será más eficaz si mientras saltas mantienes estirado el lóbulo de la oreja hacia abajo, ya que así abrirás el conducto auditivo.

Pero antes de montar una escena excéntrica dando saltos, puedes probar otros métodos menos llamativos para quitarte el agua en los oídos.

2.- Sacudir el lóbulo.- Este método consiste en sacudir o frotar suavemente la oreja, estirando el lóbulo mientras inclinas la cabeza hacia el hombro. En caso de que el agua se resista a salir puedes agitar la cabeza de lado a lado mientras conservas la posición.

3.- Que la gravedad se ocupe.- Para ello basta con que nos tumbemos del lado con el oído afectado apoyado en una toalla durante unos minutos. Funciona muchas veces y no supone ningún esfuerzo.

4.- Efecto vacío.- Una técnica muy usada es colocar la cabeza ladeada hacia abajo, de manera que el oído quede paralelo al suelo, colocar la palma de la mano sobre el oído afectado y presionar suavemente hacia dentro y hacia fuera, creando así un efecto de vacío que provocará un movimiento de bombeo para que el agua salga.

5.- Alcohol y vinagre.- Un remedio casero muy eficaz es aplicar una mezcla de alcohol y vinagre. Además, el alcohol puede ayudar a prevenir la infección y el vinagre ejerce un efecto limpiador arrastrando el exceso de cerumen. El secreto está en combinar la misma cantidad de cada sustancia. Se aplican unas gotas en el oído y se deja actuar un minuto. Después hay que girar la cabeza para que salga el líquido.

No se debe usar este método en caso de perforación de tímpano, de infección en el oído o de conductos con timpanostomía.

6.- Bosteza o mastica.- Estos sencillos ejercicios pueden aliviar la tensión en las trompas de Eustaquio. Masticar un chicle ayuda a realizar este ejercicio de manera natural.

7.- Aceite de oliva templado. Unas gotas de aceite de oliva templadito pueden ayudar a expulsar el agua y contribuyen a evitar la infección. Una vez aplicadas hay que dejarlas actuar unos minutos y después inclinar la cabeza hacia el lado afectado para ayudar a drenar el agua.

8.- Secador de pelo. Se puede usar un secador de pelo a baja potencia y a una distancia de unos 30 cm para no dañar ni el oído ni la piel de la oreja. Hay que moverlo acercándolo y alejándolo de la oreja mientras tiramos del lóbulo hacía abajo para abrir el conducto.

Si el agua se encuentra localizada en el oído medio:

9.- La maniobra de Valsalva. Este método puede ayudar a abrir las trompas de Eustaquio cerradas. Consiste en respirar profundo, después cerrar la boca y tapar la nariz. Seguidamente hay que intentar soltar el aire por la nariz lo que provocará que el aire llegue hasta los oídos. Si escuchas un sonido como de explosión, significa que las trompas de Eustaquio se han abierto y el agua saldrá. No obstante, hay que tener cuidado de no soplar muy fuerte, ya que se podría dañar el tímpano.

10.- Utiliza vapor. El vapor puede ayudar a liberar el agua del oído medio a través de las trompas de Eustaquio. Prueba a tomar una ducha caliente o una sauna de vapor.

Si estos remedios no funcionan, nunca se debe introducir bastoncillos u otros objetos dentro del oído, ya que, pueden empujar el agua más adentro del oído, se corre el riesgo de dañar el conducto auditivo, de generar una infección o incluso  podemos llegar a perforar el tímpano.

En caso de que el problema persista y el agua quede atrapada varios días, es recomendable acudir al médico. Si el problema se agudiza, podemos llegar a desarrollar una infección grave que provoque incluso pérdida auditiva.

Lo mejor es la prevención, así que para evitar que entre agua en los oídos se pueden utilizar gorro de baño o tapones especialmente hechos a medida. Y es recomendable secar muy bien el exterior del oído después de cada baño.

No obstante, es aconsejable revisar la audición regularmente, de manera especial si se han sufrido episodios en los cuales la audición se podría ver afectada como es después de una infección en el oído.

Los profesionales de Beltone están siempre a su disposición para cuidar su salud auditiva con las mejores herramientas de diagnóstico y ofreciendo las soluciones más avanzadas con dispositivos de última tecnología. También para la fabricación de tapones de baño a medida, que evitan estos problemas, y también otros, como la otitis del nadador.

https://buscandorespuestas.lne.es/responde-el-doctor/10-formas-sencillas-sacar-agua-oido/

https://www.healthline.com/health/es/como-sacar-el-agua-del-oido

https://www.mifarma.es/blog/2019/07/como-sacar-agua-de-los-oidos-sin-danarlos/

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here