¿Qué es un audiograma?

0
850

El audiograma es el gráfico que  muestra audición útil y el grado de pérdida auditiva del paciente, en ambos oídos. Sus cifras indican la variación de la capacidad auditiva respecto a la media normal.  Y, en caso de existir pérdida auditiva, ubica las frecuencias en las que se produce.

El axioma horizontal del audiograma muestra la frecuencia –el tono- del sonido.  Se mide en Hertzios (Hz). Aumenta progresivamente según nos movemos a la derecha. En la conversación humana,  la frecuencia oscila, habitualmente, entre 200 y 6000 Hz. Los graves (el zumbido de un motor) están a la izquierda. Los agudos (por ejemplo, un silbido) están en el extremo derecho.

El axioma vertical del audiograma determina la intensidad del sonido. Su unidad son los decibelios (dB HL). A medida que bajamos, el sonido es más elevado.  Y en la cima, encontramos el decibelio HL cero. Equivale a no tener pérdida auditiva respecto a un normaoyente. El umbral del dolor es el nivel de intensidad donde el sonido produce incomodidad o daño en la persona, establecido en 110 dB HL aproximadamente.

Cuando lleva a cabo la audiometría, o prueba de audición, el  audiólogo va mostrando  los sonidos de cada frecuencia de uno en uno. El tono más débil que una persona es capaz de oír en cada frecuencia queda registrado en el audiograma, en su correspondiente frecuencia e intensidad. Así es como el profesional de la audición determina el “umbral auditivo”.

Mientras lleva a cabo la prueba auditiva aérea, a través de auriculares, el audiólogo deja constancia de los datos mediante O en rojo, para el oído derecho, y X en azul, para el oído izquierdo. La unión de las líneas rojas y azules define  el umbral auditivo de cada oído. El resultado de cada oído es independiente. Puede ser que sea diferente en el izquierdo y en el derecho.

En cualquier caso, y de forma general, cuantas más marcas existan bajo la línea de 25 dB, más difícil será que esa persona  escuche correctamente una conversación normal, con el agravante de que, con ruido ambiente, al paciente le será aún más complicado oír correctamente.

Adicionalmente, se lleva a cabo la llamada audiometría ósea, realizada de igual manera pero emitiendo el tono a través de un taco vibrador que se coloca en el hueso mastoides para transmitir el sonido a través del hueso. La diferencia entre la prueba tonal aérea y ósea establece el tipo de pérdida de audición de la persona.