El poder de Holly Hunter

0
459

El poder de Holly Hunter. Hace poco, informábamos en este mismo blog de la discapacidad auditiva de la joven actriz Millie Bobby Brown (Stranger Things). También de su facultad para llevar una vida normal con las inevitables, y mínimas, molestias en su trabajo.

El poder de Holly Hunter. Pues bien, en afortunados tiempos de reivindicación de las discapacidades y, también, del trabajo de las mujeres, viene a estas páginas otra intérprete que estrena trabajo muy pronto: Holly Hunter, protagonista de Here and Now. Es la nueva serie de la plataforma de screening (canales que permiten ver series y películas en directo, sin descargarlas) HBO, que busca ya un reemplazo a su producto estrella, Juego de tronos, que ‘morirá’ el año que viene con su esperadísima última temporada.

El poder de Holly Hunter. La ganadora de 15 de 16 premios posibles por El Piano (1993), incluyendo el Oscar, el Globo de Oro, el BAFTA (los Oscar ingleses) y la Palma de Plata de Cannes, la actriz que fue capaz para interpretar a la sufrida pero valiente Ada de no hablar ni una palabra en toda la película, de aprender a tocar al piano para entonar las preciosas melodías de Michael Nyman y de aprender el lenguaje de siglos para comunicarse con su hija en la ficción (Anna Pakin, también oscarizada) es sorda del oído izquierdo desde los 9 años por culpa de unas paperas.

¿Una tragedia? Para nada, según sus propias palabras en una entrevista publicada en el Daily Telegraph en el año 2000. “Tengo una intensidad natural que es solo una parte de lo que soy. Y creo que proviene de algo insospechado que forma parte de mi vida. Creo que mi intensidad proviene de ser profundamente sorda. No tengo audición en mi oído izquierdo por culpa de, ya sabes, unas paperas que contraje de niña. Creo que eso me ha convertido en un oyente agudo y por eso sintonizo de manera aguda con lo que dice la gente”. ¿Y qué hace para sobrellevar este problema en su trabajo?. Muy sencillo, en sus películas sus compañeros actores le hablan ‘por el oído bueno’. Así de sencillo.

Óscar Cabrera