La osteoporosis aumenta el riesgo de hipoacusia

0
642

La osteoporosis aumenta el riesgo de hipoacusia. La alarma ha sonado muy lejos de aquí, en Taiwán, pero la onda expansiva ha llegado pronto. Un equipo de investigadores de la isla ha descubierto que la osteoporosis, la enfermedad de los huesos que provoca su debilitamiento e incluso ruptura porque el cuerpo es incapaz de producir masa ósea, puede provocar hipoacusia súbita en la tercera edad.

Hasta ahora, se sabía que las enfermedades cardiovasculares, las renales, la diabetes y la hipertensión eran factores de riesgo para la pérdida de audición, pero los huesos jamás aparecían en las quinielas. “Iniciamos las investigaciones al comprobar que muchos de nuestros pacientes con osteoporosis se quejaban de trastornos auditivos”, ha confirmado uno de los investigadores taiwaneses. “Es evidente que hay una relación causal entre ambas afecciones, pero todavía desconocemos los motivos”, continúa.

La osteoporosis aumenta el riesgo de hipoacusia. Para confirmar los datos, los doctores realizaron un seguimiento de miles de pacientes, llegando a la conclusión de que la tasa de hipoacusia súbita de diez personas por cada 10.000 al año con osteoporosis contra seis por 10.000 sin la enfermedad. Es decir, la posibilidad de padecer hipoacusia con esta dolencia era 1,76 veces más que sin ella, como se ha publicado recientemente en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

Pero quizás no hace falta profundizar tanto. Los cuatro tipos de osteoporosis (involutiva, secundaria, idiopática del adulto joven e imperfecta o enfermedad de los huesos de cristal) tienen sus causas diagnosticadas:

  • Edad avanzada, o no tanto, ya que se puede sufrir esta enfermedad a partir de los 30 años.
  • Origen étnico asiático o blanco no hispano. La enfermedad es más frecuente entre estas razas.
  • Antecedentes familiares.
  • Fracturas anteriores sobre todos producidas a partir de los 50 años
  • Estilo de vida sedentario o incluso inmovilidad.

Y no hay que olvidar que el sistema auditivo está formado, en parte, por pequeños huesos tan susceptibles de verse afectados por esta enfermedad como otros cualquiera. ¿La solución?, pues unos antecedentes familiares sanos, una vida activa llena de largos paseos y algún deporte y, si ya no hay remedio, corticoides para mitigar los daños. Y si la hipoacusia aparece, un buen audífono es la solución.

 

Óscar Cabrera.