¿Jóvenes sordos? OMS señala aumento de casos

0
1132
jóvenes en riesgo de sordera según la oms

¿Jóvenes sordos? La OMS alerta del aumento de casos. Hoy en día el ruido está considerado uno de los contaminantes más agresivos existentes. Constituye un elemento distorsionador y ocasiona un deterioro en la calidad de vida de los seres humanos, especialmente en aquellos que más expuestos a él se encuentran.

¿Jóvenes sordos? La OMS alerta del aumento de casos. En los últimos años los jóvenes se han situado entre los grupos sociales más afectados por el ruido En este grupo de riesgo, se da la circunstancia de que muchas personas que hoy tienen 40 años tienen una capacidad de audición propia de una persona de casi 60. El motivo lo encontramos en la elevada exposición al ruido de las discotecas, su asistencia a conciertos y el uso inapropiado de auriculares con los que escuchan música a todo volumen.

Todos estos condicionantes, constantes a lo largo de los años, hacen que los jóvenes sufran pérdida auditiva. Los casos no dejan de crecer, según señala la Organización Mundial de la Salud, que advierte del aumento de las pérdidas de audición o los casos de hipoacusia por exposición al ruido que se están registrando, cada vez con más frecuencia, entre los jóvenes.

¿Jóvenes sordos? La OMS alerta del aumento de casos. En este sentido cabe destacar que un sonido que se encuentra entre los 70 y 90 decibelios no es perjudicial para el oído, pero si supera estas cifras puede resultar potencialmente dañino. Una conversación se mantiene, habitualmente, a 65 decibelios, pero si se escucha música con auriculares ajustados al oído se puede llegar a alcanzar los 100 decibelios, mientras que en un concierto de rock se pueden alcanzar hasta los 120 decibelios.

Los expertos recomiendan a aquellos jóvenes que les guste escuchar música con auriculares que, dado que la fuente de sonido está muy cercana al órgano de la audición, elijan modelos que no se ajusten totalmente al oído. Asimismo, es necesario que el volumen de la música no sea muy elevado.

Cuanto más tiempo se escucha música a gran volumen, mayor es el estrés de los músculos del oído interno. La fatiga de los oídos puede causar un desplazamiento del umbral auditivo, lo que limitaría la cantidad de sonidos de tono bajo que se pueden escuchar. Asimismo, los ruidos altos dañan la mielina, la capa que recubre las células nerviosas encargadas de transmitir las señales del sonido al cerebro. Por este motivo, escuchar música a todo volumen puede causar cambios neurofisiológicos a la hora de discriminar claramente los sonidos.