Cuidando tu oído

0
880
cuidando tu oído

En la actualidad, ponemos en riesgo muchas veces nuestra audición, por ejemplo, cuando usamos auriculares con el volumen alto o al entrar en pubs o discotecas donde se superan el máximo de decibelios seguros, o sencillamente cuando nos encontramos en situaciones ruidosas que no podemos evitar. Protege tu salud auditiva de la música alta y los ruidos, te damos unos consejos para prevenir dañar tu oído.

Problemas que los ruidos y la música alta nos provocan

  1. Deterioro de la memoria y la atención: La larga exposición al ruido superior a los 90 decibelios puede dañar las células nerviosas del hipocampo, zona del cerebro relacionada con la memoria y el aprendizaje.
  2. Daños en el oído: El principal problema radica en que la pérdida auditiva no duele por lo que podemos estar perdiendo audición y exponiéndonos a ruidos que dañan nuestro oído y no darnos cuenta como nuestra pérdida de audición va en aumento progresivamente. Normalmente si se detecta a tiempo con un período de descanso del nervio auditivo de tres meses es suficiente para que se recupere y estabilice la audición. Pero muchas veces no nos damos cuenta y ya no hay vuelta atrás. Hay que tener especial cuidado con la exposición al ruido en los jóvenes, ya que esto puede perjudicarles en los estudios.
  1. Hipoacusia: El deterioro del nervio auditivo si sufre en exceso podemos llegar al extremo de quedarnos sordos, por lo que se recomienda seguir los siguientes consejos para en medida de lo posible evitar dañar el oído.

Consejos para evitar daños en el oído

  1. Cada dos o tres horas expuestas a ambientes ruidosos, desconecta y ve a un sitio tranquilo. Si por la razón que sea no puedes, usa tampones para los oídos.
  2. No poner el volumen al máximo o más de la mitad. Muchas veces nos encontramos con personas escuchando música con sus auriculares y nosotros mismos estamos escuchando perfectamente su música de lo alto que la tiene.
  3. Que no te griten al oído. Cuando nos encontremos en un pub, bares o lugares donde la música está alta, y para comunicarnos necesitamos gritarnos al oído para entendernos, tener en cuenta que estos gritos dañan nuestro oído.
  4. Si tu niño/a está apuntado a una banda infantil, sus oídos podrían dañarse dependiendo del instrumento que toque el compañero de al lado.
  5. Disminuir el tiempo de exposición a actividades ruidosas. Más de 15 minutos a un volumen medio-alto puede dañar el oído. Se recomienda, limitar el tiempo de exposición.
  6. Estar atento a cualquier señal que muestre indicios de que estas perdiendo audición. Entender a la gente, escuchar sonidos agudos o seguir una conversación telefónica, si cualquiera de estas situaciones te cuestan trabajo, acude a un profesional.

No hay comentarios