Rafael Ariza y Espejo, el iniciador de la especialidad ORL en España

0
43

Rafael Ariza y Espejo nació en la sevillana villa de Écija el 1 de febrero de 1826. Las estrecheces económicas familiares le llevaron a Sevilla, donde se empleó como mancebo en una botica, cuyo titular le ayudó en sus estudios médicos que inició en la Facultad de Medicina de esta ciudad pasando, al suprimirse ésta en 1845, a la de Cádiz, donde se licenció en 1848. Regresó a Sevilla y casi de inmediato ganó por oposición el puesto de primer cirujano del Hospital de Sevilla y permaneció hasta el año de 1873.

Rafael Ariza y Espejo había ampliado estudios en Berlín, sin dificultad por su notable conocimiento del idioma alemán además de otros, junto al eminente Rudolf Wirchow, y a su retorno a la capital andaluza enseñó la Histología, y también la Historia de  la Medicina, en la Escuela Libre de Medicina y Cirugía de Sevilla, creada por la iniciativa de quien fuera tan importante e influyente en su carrera, el doctor Federico Rubio.

Pasó los últimos quince años de su vida en Madrid, enseñando Histología normal y patológica en la Escuela Libre de Medicina y Cirugía de Pedro González de Velasco, en cuya revista El Anfiteatro Anatómico Español publicó numerosos trabajos, así como en la Sociedad Histológica Española que fundara don Aureliano Maestre de San Juan, hombre clave en el inicio de la actividad investigadora de Santiago Ramón y Cajal. No obstante de su seria actividad histopatológica, consolidada tras su paso con Wirchow cuyo magisterio asentó entre sus colegas españoles, dedicó una parte importante de su vida profesional al cultivo de la ORL, mereciendo la mención de “iniciador de la especialidad en España” por algunos eruditos de la historia de la misma.

Así, dirigió el servicio de esta especialidad en el Instituto de Técnica Operatoria creado por Federico Rubio en el Hospital de La Princesa, siendo considerada la primera escuela en España. Hay quien le considera el fundador de la Otorrinolaringología española, con importantes trabajos sobre las enfermedades del oído, particularmente sobre las otitis, y de la laringe, quizá aquí con mayor mérito aún, descollando sus estudios sobre la inervación laríngea y la tuberculosis de este órgano, siendo sus formas vegetante e hipertróficas de las primeras descritas en Europa y a él son debidas.

Además de una importante contribución como articulista en varias revistas, principalmente en El Siglo Médico, fueron recogidas sus obras, al año de su muerte, acaecida el 12 de octubre de 1887 en la villa guipuzcoana de Sagaistechea, bajo el título de Escritos médicos del doctor don Rafael Ariza y Espejo, en tres volúmenes. Estuvo en posesión de la Gran Cruz de Isabel La Católica, de Carlos III y de la Beneficencia.

Javier Sanz Serrulla
Académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina de España

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here