¿Qué hacer para evitar pérdida de audición?

0
1515
perdida audición
Qué puedo hacer para evitar una pérdida de audición

Qué hacer para evitar la pérdida de audición. La pérdida de audición como consecuencia del daño de las células ciliadas o las células nerviosas del oído interno puede deberse a múltiples causas. Algunas son congénitas o tienen que ver con nuestra herencia genética, el momento de nuestro nacimiento o los primeros instantes de vida. Otras, en cambio, son adquiridas y pueden provocar una pérdida de audición a cualquier edad.

Entre las causas congénitas hay que distinguir entre los factores hereditarios y no hereditarios, aunque también son frecuentes las complicaciones en el embarazo y el parto. Existen casos de sordera al contraer la madre gestante rubeola, sífilis u otras infecciones, o bien por el uso inadecuado de ciertos medicamentos como aminoglucósidos, medicamentos citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos.

Qué hacer para evitar la pérdida de audición. Otra causa común de sordera es la ictericia grave durante el periodo neonatal, que puede ser responsable de una lesión del nervio auditivo en el bebé recién nacido. También podemos observar casos de pérdida auditiva en bebes prematuros con muy poco peso y por falta de oxígeno en el parto.

Por el contrario, existen causas que pueden provocar sordera a edades más avanzadas. Muchas de ellas son evitables, por lo que resulta necesario concienciar a la población acerca de su prevención para evitar nuevos casos. Entre las causas adquiridas se encuentran algunas enfermedades infecciosas como la meningitis, el sarampión y la parotiditis. La fiebre alta puede dañar las células de la cóclea, causando una pérdida de audición.

Hay que tener en cuenta que determinados medicamentos ejercen sobre el oído un efecto nocivo, que puede ser transitorio y puntual, o bien definitivo. Debemos tener tener especial cuidado con los antibióticos de la familia de los aminoglucósidos, como son la estreptomicina o la quinina.

Si queremos evitar una pérdida de audición hay que evitar la infección crónica del oído y la presencia de líquido, que puede dar lugar a una otitis media. También es muy nociva la obstrucción del conducto producida por cerumen o cuerpos extraños.

Por último, ¿Qué hacer para evitar la pérdida de audición? hay que tener en cuenta que la edad influye en la degeneración de las estructuras internas del oído. Sin embargo, la configuración genética de una persona puede hacer que tenga un mayor deterioro por la edad e incluso que sea más susceptible al daño por sonidos muy altos.

Los especialistas, apoyados por las investigaciones médicas, advierten que soportar un número elevado de decibelios puede dañar las células del oído interno. Las pérdidas auditivas suelen suceder por desarrollar trabajos que tienen que soportar un ruido elevado y constante sin la protección adecuada, o por la escucha continuada de música a un volumen elevado. También puede sufrir el oído como consecuencia de un sonido fuerte en un corto periodo de tiempo, como puede ser el disparo de una escopeta o unos fuegos artificiales.

En cualquier caso, y ante el menor síntoma, conviene visitar a profesionales médicos, que son las personas más cualificadas para establecer un diagnóstico y una posible solución.