Piercing y salud auditiva

0
113
Piercing y salud auditiva

Piercing y salud auditiva. La función del oído es transmitir los sonidos al cerebro a través de sus distintas partes: el oído externo, el oído medio y el oído interno. Y pese a que las partes más importantes a la hora de hablar de audición son: el oído medio y el interno, la salud del oído externo es fundamental para el bienestar auditivo.

Piercing y salud auditiva. Aunque los piercings existen desde la antigüedad, en los últimos años, la práctica de las perforaciones en el cuerpo se ha incrementado considerablemente. Pero antes de realizarse una perforación hay que conocer los riesgos que conlleva.

Son muchos los tipos de piercings que pueden realizarse en la oreja, algunos de los más conocidos son de lóbulo, hélix, tragus o el industrial. Al perforar el cartílago la barrera de protección de la piel se rompe comprometiendo la salud del tejido al convertirse en paso de libre tránsito de bacterias. Una de las infecciones más comunes relacionadas con los piercings en el cartílago es la pericondritis, que afecta a la capa que recubre al cartílago auricular, conocida como pericondrio.

Piercing y salud auditiva. Las infecciones transcartilaginosas auriculares suelen aparecer varios días después de realizar la perforación y progresan de manera rápida. Sus síntomas más característicos son inflamación, enrojecimiento, calor al tacto y dolor pulsátil. También puede conllevar fiebre y cúmulos de pus, que den lugar a zonas de necrosis por la falta de riego sanguíneo, y provocar la deformación llamada «oreja de coliflor». Para tratar esta patología serán necesarios antibióticos, drenaje de la secreción y en casos extremos extirpación del tejido.

Por ello, si estás pensando en realizarte una perforación en la oreja, asegúrate de que te lo realiza un profesional y que toma las medidas higiénicas adecuadas sobre los instrumentos. Además, deberá informarte de las diferentes maneras de realizar la perforación (aguja hueca, cánula, pistola, fórceps, etc.) y explicarte la manera correcta de cuidar de la herida, así como la frecuencia de las curas.

 Una vez que un piercing está sano y cicatrizado hay que seguir cuidándolo con el uso de joyas con materiales hipoalergénicos. Cuida de tus piercings para lucir unas orejas sanas, porque la salud auditiva comienza en el oído externo.

 https://ciobilbao.es/pericondritis-cuidado-con-los-piercings-en-el-cartilago-de-la-oreja/

Eva Plaza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here