El calor y los audífonos

0
1085
Trust

No hay que tomárselo a broma. El calor y los audífonos  Las infernales temperaturas que asolan nuestro país estos días están siendo causa directa de muertes (seis al cierre de esta edición) por golpes de calor ocasionadas. La mayoría de las veces, por negligencias. No hay que salir de casa en horarios de máxima temperatura (de 12 de la mañana a 6 de la tarde). Y, si se hace, es imprescindible hacerlo bien acompañado de una botella de agua fresca. Además, si se usan audífonos, como los Beltone Trust de la foto, es imprescindible seguir estos cuidados:

– Durante el verano las averías en los audífonos aumentan un 30 por ciento (unos 10.000 aparatos) por culpa de la humedad, el calor, el agua y la arena de las playas. La primera precaución es evidente: hay que proteger estos aparatos del agua y el calor excesivo. La mayoría de los audífonos (todos los audífonos Beltone), no obstante, van recubiertos de un revestimiento que protege la carcasa y los componentes electrónicos internos contra las agresiones externas, pero el micrófono siempre es más sensible a estos daños. El calor y los audífonos

– La arena puede obstruir estos micrófonos así que es absolutamente imprescindible proteger los audífonos cuando se permanece en la playa. Hay que poner especial atención cuando el viento sopla con intensidad y recordar siempre que los audífonos no son sumergibles. No obstante, a veces el verano y sus despistes se imponen y estas advertencias llegan tarde. Si los audífonos se han mojado, hay que apagarlos y retirar inmediatamente la batería, que se secará con un paño seco (nunca la toalla).

– El sudor es otro de los peligros de estas fechas. Es muy útil tener ese paño a mano para secar los audífonos si se ha estado caminando al sol o se ha practicado deporte estos días. Un deshumidificador eléctrico, como el Perfect Lux, o las pastillas secantes de silicato pueden ser muy útiles en estas circunstancias y evitar las condensaciones provocadas por los cambios de temperatura. Nunca hay que emplear alcohol, colonias u otro desinfectante agresivo.

– El otro gran enemigo es el sobrecalentamiento por el efecto  del sol, así que hay que prestar atención a las mesas de las terrazas, los salpicaderos y guanteras del coche. Por supuesto, si no están en uso deben guardarse en sus cajas protectoras.

Estos sencillos consejos prolongarán la vida de unos elementos de comunicación que solo deben sufrir lo necesario con estas temperaturas. Como nosotros.

Óscar Cabrera