Cuidado con los bastoncillos limpia oídos

0
491
bastoncillo limpia oidos puede producir lesiones
Cuidato con los bastoncillos

Cuidado con los bastoncillos. ¿Quién no ha utilizado alguna vez esos pequeños palillos de plástico forrados de algodón en los extremos? Ante el temor de las muy peligrosas otitis ocasionadas por la entrada de agua en los oídos internos, los padres, primero, y nosotros mismos, después, recurríamos a los bastoncillos para secar los conductos después de las duchas y baños, y muchos lo seguimos haciendo. Una medida bienintencionada, pero que puede reportar muchos riesgos.

 

Un estudio advierte que tenemos que llevar cuidado con los bastoncillos limpia oídos. Científicos del Hospital Nationwide Children’s de Columbia, en Ohio (EE.UU) han certificado que el número de urgencias se ha incrementado notoriamente en todo el país por el uso inadecuado de estos bastoncillos.

En un artículo publicado en la revista The Journal of Pediatrics’ (El periódico de los pediatras), revelan que se han realizado 263.000 intervenciones de urgencias a menores de 18 años entre 1990 y 2010 en todo el país por ese motivo. ¿Las causas? En su mayoría provocadas cuando el niño usa esos ligeros instrumentos sin la presencia de un adulto (77 por ciento de los casos), por el mal uso de uno de los padres (16 por ciento) o por un hermano (6 por ciento).

El resultado de llevar el bastoncillo muy dentro y de forma muy fuerte es la perforación del tímpano o la lesión del tejido blando del oído. Los otorrinos recuerdan que es el mismo cuerpo humano quien se autolimpia cada vez que el oído se humedece y que la cera es el sistema natural que consigue que muchos cuerpos extraños no lleguen al interior. Así mismo, basta una toalla seca y una ligera inclinación de cabeza para impedir que el agua quede retenida. Ante los taponamientos de los conductos, siempre hay que recurrir a los especialistas, ante el riesgo de provocar una lesión mayor.

Cuidado con los bastoncillos. Pero ¡ojo!. Los bastoncillos tampoco deben utilizarse para limpiar los audífonos. Lo mejor para ello es un trapo seco o el uso de los productos específicos recomendados por su audioprotesista. Así mismo, pueden dejar partículas de algodón que llegarían al oído interno. Si la cantidad de cera aumenta con el uso de estos aparatos, es mucho más recomendable el uso de gotas que dianosticarán los profesionales. Ya saben, cuidado con los bastoncillos.

Compartir

No hay comentarios