Soy sordo y quiero hacer una carrera universitaria

0
926

Cada vez más personas sordas deciden hacer una carrera universitaria una vez terminada la Secundaria. Y aunque queda mucho camino por recorrer, las Universidades se están esforzando por eliminar los obstáculos que pueden encontrar los estudiantes en esta nueva etapa de su formación.

Una gran parte de los centros universitarios cuentan con exención de tasas para el alumnado con discapacidad, pero para ello es necesario informar de ello en la matrícula y presentar los correspondientes certificados. Asimismo, todas las Universidades tienen una reserva de plazas, de modo que no estás obligado a alcanzarla nota de corte que requiere la carrera que has escogido.

Una vez que empiece el curso, entra en contacto con el departamento de apoyo para personas con discapacidad, quien mejor te puede informar sobre ayudas y becas que puedes solicitar y sobre diferentes servicios que te serán de gran utilidad. Puedes solicitar, por ejemplo, un intérprete de lengua de signos para seguir las explicaciones en el aula, para una tutoría o una conferencia. Es importante que lo solicites cuanto antes, para que esté disponible al empezar las clases o en el momento en que lo necesites.

Las personas sordas tienen difícil tomar apuntes, ya que esto supone desviar la atención de la persona que proporciona la información, así que suelen echar mano de algún compañero, que será el encargado de facilitarle las notas que ha tomado en clase. Para facilitar la lectura labial, los alumnos sordos tienen reservados los sitios más cercanos al profesor en el aula.

También existen sistemas de amplificación y clarificación de sonido que permiten que el usuario se sienta más cómodo especialmente en grandes espacios, como un salón de actos o un aula de grandes dimensiones. Beltone dispone de la última tecnología del mercado para lograr que las personas con discapacidad auditiva no tengan que hacer grandes esfuerzos y se sientan más seguros. Gracias a su tecnología por radiofrecuencia 2,4 GHz, y colocándole un simple micro al profesor, un número indeterminado de alumnos podría recibir la señal de ese micro en sus mismos audífonos de forma inalámbrica.