Sordera relacionada con el humo del tabaco

0
342
Humo del tabaco y la sordera

La sordera se ha relacionado directamente con el tabaco en repetidas ocasiones, que el humo del tabaco podía dañar la capacidad de audición a los fumadores, además de afectar a los pulmones, era algo que ya habían expuesto algunos estudios. Pero ahora ese riesgo se extiende también a los fumadores indirectos.

Los fumadores pasivos, que no consumen tabaco pero aún así se exponen al humo del tabaco de otros, tienen un riesgo elevado de sufrir sordera o pérdidas auditivas de distinto nivel, según ha revelado un nuevo estudio. Los investigadores examinaron a 3.300 adultos estadounidenses con edades comprendidas entre 20 y 69 años, clasificados como fumadores pasivos tras medir en su sangre las concentraciones de cotinina, un producto derivado de la nicotina. Los datos revelaron que el 14% de las personas expuestas frecuentemente al humo del tabaco podrían sufrir sordera a las frecuencias bajas y medias. Y alrededor de la mitad (46%) habían perdido audición para las frecuencias más altas.
Según estos expertos, el humo del tabaco podría afectar al flujo sanguíneo en los pequeños vasos del oído, lo que podría privarle de oxígeno y causar la acumulación de desechos tóxicos, causando unas lesiones que son distintas a las causadas por el ruido o la vejez.
El doctor David Fabry, que dirigió la investigación, afirma que “realmente no sabemos con exactitud a cuánto humo debe exponerse la persona para comenzar a perder el oído. Pero sí sabemos que el umbral de los daños es muy bajo”. “Realmente, el nivel más seguro es no exponerse al humo en absoluto”.

La sordera o pérdida de audición podría ser añadida a la lista de consecuencias para la salud que se asocian a la exposición al humo del tabaco, concluyen los autores. Esta investigación  se ha publicado en la revista “Tobacco Control” y han participado en ella más de 3000 personas en EEUU.

Compartir

No hay comentarios