Problemas auditivos: ¡atento a los síntomas!

0
114
Taponamiento de oídos en Verano

Problemas auditivos. A lo largo de nuestra vida es común sufrir alguna enfermedad o contratiempo de salud relacionado con nuestros oídos. En la mayoría de los casos son afecciones leves, provocadas por una serie de factores que no podemos evitar. Otras veces las complicaciones se deben a falta de información o a que no tomamos las medidas necesarias para cuidar nuestra salud auditiva.

Problemas auditivos. Entre las patologías más comunes de los oídos se encuentran las siguientes:

Perforación de tímpano: la rotura de tímpano puede deberse a múltiples causas. Desde haber sufrido un ruido muy fuerte cerca del oído a haber introducido un objeto en el mismo. Los síntomas son un dolor que suele ser leve, secreción, vértigos o notar ruido dentro del oído. Si la perforación es pequeña, el tímpano cicatrizará solo.

Hipoacusia: la hipoacusia tiene diferentes grados. Desde una sordera parcial a una pérdida auditiva más acusada. Esta patología puede manifestarse de diferentes formas. Desde dificultad para seguir el hilo de una conversación a escuchar los sonidos de una manera más intensa. Pasando por una menor distinción de sonidos agudos o voces femeninas, entre otros síntomas. En los bebés, hay que prestar atención a la falta de reacción ante los ruidos inesperados. Siempre que se sospeche de la presencia de un problema lo más recomendable es someterse a un estudio auditivo.

Enfermedad de Ménière: tiene lugar cuando el líquido situado en el oído interno tiene una presión demasiado alta, lo que produce vértigos o pérdida de equilibrio, con las correspondientes náuseas y sensación de mareo. Según los últimos estudios, una ingesta de alimentos bajos en sal puede aliviar los síntomas.

Pérdida auditiva bilateral: se produce cuando se produce una pérdida auditiva del mismo grado en ambos oídos por exposición a un sonido constante y elevado, por la edad, o por factores genéticos. El uso de audífonos es recomendable en estos casos.

Timpanoesclerosis: la inflamación en el oído medio suele afectar a la membrana timpánica o a los huesecillos internos. Dependiendo de la gravedad se puede producir desde una sordera leve a severa, por lo que resulta conveniente valorar la posibilidad de una cirugía.

Problemas auditivos. En cualquier caso, lo más recomendable es acudir al especialista en el momento en que comencemos a notar los primeros síntomas de que algo no marcha bien.