La OMS advierte: aumentan las pérdidas de audición y nos costará caro

0
389
La OMS advierte: aumentan las pérdidas de audición y nos costará caro

Aumentan las pérdidas de audición. El pasado 3 de marzo se celebró el Día Internacional del Cuidado del Oído y la Audición, una fecha destacada e impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que tiene como objeto visibilizar las pérdidas de audición y sensibilizar a la población sobre la importancia de mantener una buena salud auditiva y actuar ante los primeros síntomas.

Coincidiendo con esta efeméride, la OMS ha puesto de relieve el aumento de los casos de pérdida de audición en todo el mundo. En ocasiones, las personas viven su día a día con una pérdida auditiva no identificada, intuyendo que no logran entender algunos sonidos o palabras en las conversaciones cotidianas. En estos casos, acudir rápidamente al especialista es el primer paso.

Entre las recomendaciones de la OMS se encuentra la necesidad de que todas las personas se realicen pruebas periódicas para evaluar su capacidad auditiva, aunque no tengan síntomas. Estas pruebas tendrían que realizarlas, principalmente, los colectivos de mayor riesgo, como los mayores de 50 años, quienes trabajan o viven en un ambiente ruidoso, las personas que sufren infecciones de oído continuadas, así como los aficionados a escuchar música a un volumen muy alto. Aumentan las pérdidas de audición

La OMS recomienda que si la persona tiene algún tipo de inquietud acerca de su salud auditiva, lo más aconsejable es acudir a un profesional para realizarse una evaluación completa.

Hoy en día, casi 466 millones de personas -entre ellas 34 millones de niños- sufren pérdidas de audición incapacitantes, una cifra que no deja de crecer, teniendo en cuenta que son 106 millones de personas que hace tan solo cinco años. El aumento de los casos de pérdidas auditivas es debido, en parte, al envejecimiento de la población y a la falta de concienciación de las medidas preventivas. En este sentido, la OMS estima que en 2030 la cifra alcanzará los 630 millones y los 900 millones en 2050.

Esta tendencia creciente tendrá funestas consecuencias en la sociedad, ya que aumentarán los costes directos para los sistemas de salud con el incremento de la necesidad de servicios de sanitarios capacitados. Las pérdidas auditivas tienen como reflejo un aumento de los casos de depresión y aislamiento social de las personas que las sufren, así como un aumento de la pobreza, y la disminución de la competitividad y la productividad en el mundo laboral.