Familia y desarrollo emocional del niño sordo

0
1862
Familia y desarrollo emocional del niño sordo

La familia tiene una importancia crucial en el desarrollo emocional del niño sordo. La relación que el niño con problemas auditivos tiene con sus padres marcará claramente su evolución psicológica. Para evitar la existencia de perturbaciones en esas relaciones, los expertos recomiendan la visita a especialistas en psicología, con el fin de anticiparse a una posible aparición de problemas.

Familia y desarrollo emocional niño sordo, la influencia decisiva en la evolución del niño sordo. La familia tiene una importancia crucial en el desarrollo emocional del niño sordo. La labor de apoyo emocional al niño sordo comienza con el periodo de procesamiento por parte de los padres, necesario para aceptar que su hijo padece un tipo de discapacidad. Habilidades como la fortaleza y la perseverancia por parte de los progenitores facilitarán de una manera inequívoca el desarrollo emocional y social del niño con problemas auditivos.

Los padres deben aprender a controlar la ansiedad que sienten porque su hijo comience a desarrollar el lenguaje oral, ya que esto les impedirá atender las otras necesidades que su hijo, como cualquier niño, necesita. Ambos padres deben mantener su equilibrio emocional y apoyarse entre ellos, ya que el niño precisa un ambiente tranquilo para su propio equilibrio emocional.

Los expertos consideran también que hay que huir de actitudes excesivamente sobreprotectoras. No conviene que ninguno de los progenitores se encuentre ausente o inhibido, ni tampoco es positivo para el niño crecer en un ambiente donde sus padres tiendan a dramatizar su discapacidad. Uno de los objetivos debe ser que todos y cada uno de los miembros de la familia acepten la especial situación que se vive en el hogar por el hecho de que una de las personas que componen la estructura familiar sea sorda.

Las actitudes no son iguales si los progenitores o hermanos son sordos u oyentes, por lo que conviene que los padres consulten cualquier duda y se dejen guiar por profesionales médicos, que son quienes mejor pueden orientarles sobre cómo vivir con naturalidad sus experiencias diarias.