El reto de la integración de las personas sordas en la sociedad

0
2244

Según un estudio de la Universidad de Valencia, un 9,1% de las personas sordas no se sienten en absoluto integrados socialmente y un 41,8% de individuos del mismo colectivo también tienen esta sensación de manera continuada. Tan solo uno de cada cuatro individuos con problemas auditivos dicen sentirse bastante integrados (25,5%), y un 23,6% se considera muy integrado.

Cuando se les pregunta a las personas sordas si sienten que participan en la sociedad que les rodea, el 16,7% afirma que “nada”, frente al 37% que contesta “algo”. El 37,7% apunta que no se sienten bien atendidos a la hora de hacer gestiones administrativas, con bancos o abogados, y solo un 47,2% señala que le atienden bien. Los casos que resultan más satisfactorios para las personas sordas en este sentido son, por este orden, la atención médica e ir de compras.

Ante estos resultados, los expertos recomiendan potenciar mecanismos de integración dirigidos específicamente a este colectivo al que, por otra parte, es necesario respetar su identidad. Para alcanzar el objetivo de la plena integración, la sociedad debe asumir la realidad bilingüe y cultural de las personas sordas. Las medidas necesarias pasarían, en primer lugar, por fomentar la igualdad de oportunidades, tanto en cuestiones de educación, en las que se deberían tener en cuenta las condiciones específicas del colectivo, como en el aspecto laboral y en el terreno cultural.

Otra cuestión que atañe a las diferentes Administraciones son las campañas de información a la población para desmontar los falsos mitos adoptados por las personas oyentes respecto a los individuos con problemas auditivos. El 68,1% tiene la idea preconcebida de que las personas sordas tienden a aislarse, mientras que el 55,1% afirma que son más desconfiadas que los individuos sin discapacidad.

En este sentido, los expertos recomiendan reforzar los esfuerzos para que la sociedad conozca el significado real de la sordera y se tomen las medidas necesarias para la integración social del colectivo, que pasaría también por la existencia de “flujos eficaces de comunicación, lo que parece seguir faltando cuando aludimos a las personas sordas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here