El peligro de escuchar música con cascos y a todo volumen

0
2277

Escuchar música a todo volumen es una práctica habitual, especialmente entre los jóvenes. Sin embargo, esta actividad resulta tan gratificante como peligrosa. Según revelan recientes estudios, uno de cada diez jóvenes europeos corre el peligro de sufrir sordera parcial por esta causa. Cuanta más intensidad y más tiempo escucha música alta una persona, más posibilidades tiene de sufrir algún tipo de complicación auditiva.

La moda de escuchar música alta con cascos a todo volumen procede de Estados Unidos, donde los análisis ofrecen ya resultados demoledores, con casi 7 millones de jóvenes afectados con pérdidas auditivas en mayor o menor grado. Pese a que la mayor parte de los daños son leves, los problemas de magnitud media y alta se han incrementado en un 70%, y cada vez hay más jóvenes que ponen en peligro su salud por esta práctica.

Los expertos recomiendan no sobrepasar los 89 decibelios cuando escuchamos música. Algo francamente difícil de conseguir, ya que cualquier reproductor que encontramos en el mercado suele alcanzar fácilmente los 105 decibelios, con el añadido de que muy pocos modelos cuentan con un medidor que te permita conocer realmente cuál es la intensidad de la música que escuchas.

No obstante, en la pérdida de audición también interviene otro factor, aún más importante que el volumen, y es el tiempo que pasamos sometidos al ruido. En general, no se recomienda superar las 40 horas semanales, si decidimos escuchar música a 80 decibelios, mientras que si lo hacemos a 89 decibelios no deberíamos pasar más de cinco semanales con los cascos puestos.

La forma de los cascos es indiferente. Igual de nocivo es escuchar música muy alta con unos cascos que van situados sobre la oreja, que con los que van colocados dentro del oído.