El Neurinoma del acústico

0
1044
El Neurinoma del acústico tumor benigno

Un neurinoma es un tumor benigno de las fibras nerviosas, concretamente de las células que recubren estas fibras. El más frecuente es el neurinoma del acústico, un tumor que crece a partir de las células de Schwann que recubren el nervio vestibular. No se conocen los factores de riesgo ni las causas de un neurinoma. Si aparecen neurinomas del acústico en ambos lados del nervio vestibular, la causa suele ser una enfermedad hereditaria, la neurofibromatosis del tipo 2.

El neurinoma del acústico es más común en el canal auditivo interno y ángulo pontocerebeloso. Aquí las fibras responsables del sentido del oído y del equilibrio discurren muy cerca las unas de las otras. De aquí surgen los síntomas típicos de un neurinoma del acústico:

Ruidos en el oído (acúfenos).

Pérdida de audición aguda o una disminución de la audición progresiva.

Más raramente vértigos y alteraciones del equilibrio.

En casos graves, los afectados ensordecen debido al neurinoma. Los indicios sospechosos de una “hipoacusia” (pérdida de audición) son procesos insólitos: pérdidas de audición recurrentes y repentinas en el mismo lado o una mejoría de la disminución de la audición limitada temporalmente a unos pocos días o semanas.

Si el neurinoma del acústico sigue creciendo, puede limitar el espacio del cerebro, provocar síntomas de aumento de presión intracraneal (náuseas, vómitos, alteraciones del nivel de consciencia, visión doble, dificultad para tragar, dolor de cabeza) y oprimir otros nervios del cerebro. El neurocirujano o el otorrinolaringólogo especializado podrá extirpar quirúrgicamente los neurinomas del acústico de mayor tamaño que provocan molestias. Si no se presentan molestias, no es necesario ningún tratamiento. Los neurinomas del acústico más pequeños que provocan síntomas también pueden tratarse con radioterapia.

Al poder tratarse, el pronóstico de este problema es bueno. Cuando se elimina un neurinoma del acústico completamente, no suele volver a reproducirse. Si quedan restos del tumor, puede volver a formarse el neurinoma.