¿Cómo funciona el oído?

0
1000
Funcionamiento del Oído

¿Cómo funciona el oído?. El oído es el sentido corporal que permite percibir los sonidos. Nuestro sistema auditivo transforma las ondas sonoras en datos que son  procesados por el cerebro, convirtiéndolos, a su vez, en sentimientos y emociones, o haciendo  que el cuerpo pase a la acción, cuando percibe el peligro propio o el ajeno. Además, en los mamíferos, el oído también controla el equilibrio.

Pero, ¿cómo funciona el oído? Un oído sano y joven es sensible a las frecuencias comprendidas entre los 20 Hz y los 20 kHz. El rango cambia en cada persona, y se estrecha con los años (presbiacusia).

Los sonidos llegan al denominado oído externo, formado por el pabellón auricular y el conducto auditivo externo.  Es la parte visible: nuestras orejas. A través de este conducto auditivo, los sonidos llegan al oído medio.

El oído medio es una cavidad llena de aire que está separada por el tímpano del conducto auditivo externo.  Está compuesto por la cavidad timpánica, donde se aloja el propio tímpano, los huesecillos del oído, los músculos que accionan estos huesecillos, las celdas mastoideas y la trompa de Eustaquio. El tímpano, que es una membrana flexible y circular, vibra cuando le llegan las ondas sonoras. La cadena de huesecillos recibe estas vibraciones del tímpano y las amplifica, antes de enviarlas al oído interno, a través de la ventana oval.

Tres huesos minúsculos: martillo, yunque y estribo, componen la cadena de huesecillos. Entre los tres, miden aproximadamente 18 milímetros. Son los más pequeños del cuerpo humano.  El tímpano los protege con su membrana. La platina del estribo es la encargada de empujar la ventana oval, accionando la perilinfa, un líquido semejante al suero, contenido en el oído interno.

En el oído interno está la cóclea. Su forma  se asemeja a la de un caracol. Contiene varias secciones membranosas que están rellenas de fluidos acuosos. El órgano de Corti, que se encuentra dentro de la cóclea y que contiene entre 15.000 y 20.000 células sensoriales especializadas, capta las vibraciones enviadas al líquido o al fluido coclear a través de la ventana oval. Esas células, denominadas células ciliadas, son similares a pequeñísimos cabellos, captan diferentes frecuencias en las vibraciones y las envían al cerebro, convertidas en energía eléctrica, a través de nervio auditivo. Y es el cerebro el que las decodifica, interviniendo para ello muchos factores, entre ellos, el idioma.