Las células ciliadas del oído y la sordera neurosensorial

0
14
Celulas Ciliadas Oído Interno

Las células ciliadas del oído y la sordera neurosensorial. El sistema auditivo humano es relativamente simple en comparación con los otros sentidos. Las vibraciones sonoras se convierten en impulsos nerviosos que tienen un carácter lineal. Esto ocurre gracias a las células ciliadas del oído interno. Estas células ciliadas son las receptoras de las vibraciones que se producen al llegar los sonidos al oído y transforman esas señales mecánicas en eléctricas que luego envían a las neuronas auditivas para que éstas transmitan la información al cerebro. VER COMO FUNCIONA EL OIDO

Si las células ciliadas del oído se dañan o degeneran dejando de ejercer su función, la señal auditiva no llega hasta las neuronas y se produce la pérdida auditiva. Este tipo de pérdida auditiva se denomina sordera neurosensorial o sordera de percepción. La sordera neurosensorial también puede producirse por daños en el nervio auditivo, pero la causa más frecuente son las lesiones de las células ciliadas.

Las células ciliadas auditivas se encuentran en el órgano de Corti y se dividen internas y externas. Las células ciliadas internas son las responsables de enviar la información al cerebro y responden a estímulos intensos, mientras que las células ciliadas externas responden a estímulos de poca intensidad y funcionan como filtro modulador.

El oído interno contiene más de 30.000 células ciliadas, que desafortunadamente no tienen capacidad de regenerarse, de modo que cuando se lesionan se pierde audición de forma irremediable. Un factor importante en las lesiones de las células ciliadas del órgano de Corti es la exposición crónica a sonidos elevados (más de 60 dB). Además, con la edad los cilios de las células se ablandan y cuando esto ocurre las señales sonoras llegan al cerebro de forma más débil. La flexibilización de los cilios del oído interno es uno de los factores que causa la reducción de la capacidad auditiva con la edad provocando la presbiacusia.

Los científicos están investigando las proteínas de las células ciliadas con el fin de encontrar un tratamiento que permita devolver a los cilios su rigidez inicial y así mejorar la audición de las personas con una capacidad auditiva reducida a relacionada con la edad.

En todo caso, y como estas células no se regeneran, la prevención es fundamental para evitar el deterioro que no tiene que ver con la edad. Aquellos trabajadores que están sometidos a una intensidad sonora elevada por su profesión, independientemente de su edad, deben revisarse la audición al menos una vez al año. Se puede tener un primer indicio del estado de la audición con este test online  que no es sustitutivo en ningún caso de la visita al especialista en audición.

Igualmente el uso de sonómetros, aplicaciones para móviles que avisan de sonidos demasiado elevados o indicadores visuales que alertan en este sentido, resultan también de gran utilidad para protegerlas de exposiciones que pueden deteriorarlas.

Eva Plaza

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here