Beltone relanza Swimmet: sus tapones de baño a medida

0
1292

En el capítulo de la prevención, Beltone recomienda seguir unos sencillos consejos prácticos para prevenir las otitis en el verano.

Una buena protección para los oídos es siempre importante. Pero ahora que parece que por fin ha llegado el verano y que  comienza la práctica masiva de deportes o divertimentos acuáticos, resulta más apropiada que nunca. Tanto si el usuario padece alguna afección como si no,  es conveniente recordarle que nunca está de más una revisión auditiva, cuyo preliminar se puede hacer ya ON LINE así como el uso de la protección adecuada.

En este sentido Beltone lanza Swimmet,  tapones de baño a medida que se pueden adecuar a la forma y necesidades específicas del oído del paciente. Los Swimmet evitan cualquier entrada de agua y protegen los oídos del paciente frente a cualquier agente externo. Beltone los fabrica ex profeso para cada canal auditivo en una amplia y atractiva gama de colores para que el cliente seleccione el que más le gusta.  Además, el precio del par Swimmet se ajusta tan bien a los bolsillos como al oído del usuario.

Peligros de las otitis

La otitis es una de las enfermedades más frecuentes del verano. El 80% de los pacientes que acude al otorrino en los meses estivales sufre esta patología. La llegada del calor y la práctica de deportes acuáticos se convierten en dos factores de riesgo en la aparición de infecciones de la piel del conducto interno del oído que desencadenan la llamada otitis externa.

También conocida como otitis del nadador, afecta por igual a hombres y mujeres. Los niños, debido al mayor tiempo de exposición al agua a que están sometidos con sus baños interminables, están especialmente predispuestos a contraerla.

Los factores desencadenantes son el calor ambiental, la humedad local (baños) y la excesiva sudoración. Las hay de dos tipos. Las bacterianas las causa una infección de la piel. No tienen necesariamente que ver con la suciedad del agua. Los cambios de PH en el agua de la piscina, por no estar tratada adecuadamente, pueden alterar la estructura normal de la piel y favorecer las infecciones. Las otitis bacterianas se tratan con gotas antibióticas tópicas que se ponen en el interior del oído, en algunos casos más complicados es preciso recurrir a antibióticos orales y anti inflamatorios.

Las otitis fúngicas, o provocadas por hongos, son parecidas en sus síntomas,  pero no producen tanto supuración o dolor, sino, sobre todo, picor. También su tratamiento es diferente. En este caso se utilizan tópicos locales a base de antifúngicos líquidos y no antibióticos.

Beltone ha elaborado unos consejos muy sencillos y prácticos para seguir de forma general en la prevención de la otitis, especialmente indicados para quienes tienen los oídos sensibles.

Consejos para prevenir la otitis en verano:

  • Usar tapones de baño a medida.
  • No introducir agua en los oídos
  • No usar bastoncillos de limpieza.
  •  No introducir en los oídos utensilios para el rascado.
  •  Intentar no bucear sin protección auditiva.
  •  Una vez acabado el baño es recomendable secarse bien los oídos con un secador de pelo ayudándose con la punta de una toalla.
  •  Para aquellos pacientes que padecen de tapones de cera, es muy recomendable visitar a su otorrino a comienzos del verano con objeto de efectuar una limpieza de oídos por si existiese cerumen que facilitase la retención de agua, y evitar así el riesgo de una infección.