Los audífonos y el envejecimiento exitoso

0
1131
Envejecer bien
Los audifonos frenan el deterioro cognitivo y permiten un envejecimiento exitoso.

La Organización Mundial de la Salud define el envejecimiento como “el proceso fisiológico que comienza en la concepción y ocasiona cambios característicos de la especie durante todo el ciclo de la vida”.

El envejecimiento lleva consigo una tendencia natural para que una persona se separe cada vez más de las personas, actividades y lugares que han definido su desarrollo en los últimos años. Los cambios físicos, económicos, sociales y laborales, como la jubilación, la pérdida de un cónyuge, la reubicación de uno mismo, la familia o los amigos todos conspiran para crear una desconexión entre la persona mayor y al mundo que ellos conocían.

En la actualidad los expertos han acuñado un nuevo término, el “envejecimiento exitoso”.  Podemos introducir el concepto de “envejecimiento exitoso” entendiendo como tal lo que sucede en aquellas personas que se sienten satisfechas por el hecho de poder adaptarse a los cambios que les impone la vida al tiempo que mantienen su calidad de vida.   Cambios situacionales como la jubilación o relacionados con la salud de movilidad, pérdida de la visión y la pérdida de audición son cuestiones que pueden paliarse, por lo que la pregunta clave es: ¿En qué medida puede la persona manejar estos desafíos?

Las personas que envejecen con éxito tratan activamente con sus problemas de salud según surgen y se someten a chequeos médicos, toman los medicamentos necesarios, y en el caso de pérdida de la audición, se adaptan audífonos. Las personas que tienen menos éxito en el envejecimiento soportan el cambio de su vida de manera pasiva y esta respuesta pasiva puede conducir a una mala salud física y mental.

En 1998 Rowe y Kahn describen los tres marcadores de envejecimiento exitoso:

  1. El mantenimiento de una buena salud física
  2. El mantenimiento de una buena salud cognitiva
  3. Mantener un compromiso activo con otras personas

Cuando la salud de la persona comienza a fallar, puede que tengan menos oportunidades de participar con los demás. La combinación de la falta de la salud y el aislamiento puede llevar a la depresión, y como la depresión se profundiza, el paciente puede estar menos motivado para cuidar de sí mismo. La salud falla aún más, aumenta el aislamiento, y la salud cognitiva sigue disminuyendo. Una espiral descendente dramática que se convierte en un gran riesgo.

Leer más sobre como los audífonos frenan el deterioro cognitivo.