Anatomía del Oído: los huesos del oído

0
70
Osículo Auditivo. Cadena de huesecillos.

Siguiendo con la serie de post destinados a explicar el funcionamiento del oído, en esta segunda entrega nos centraremos en la cadena de huesecillos situada en el oído medio a continuación del tímpano. Anatomía del Oído: los huesos del oído

Anatomía del Oído: los huesos del oído. El oído medio, también conocido como cavidad timpánica, es un pequeño espacio lleno de aire que se encuentra alojado en el hueso temporal. Está recubierto por una fina membrana mucosa y se comunica con la garganta por medio de la trompa auditiva o trompa de Eustaquio. En esta cavidad timpánica se halla la cadena de huesecillos auditivos y los dos músculos asociados a ellos.

Los huesecillos del oído, son tres diminutos huesos (los más pequeños del cuerpo) conectados entre sí. Sus nombres, en orden según están colocados desde el tímpano hasta el oído interno son martillo, yunque y estribo, debido a la apariencia de cada uno de ellos. Juntos forman una cadena corta, llamada osículo auditivo, que cruza el oído medio y transmite las vibraciones causadas por las ondas sonoras de la membrana timpánica o tímpano al líquido del oído interno.

La función de los huesecillos es amplificar mecánicamente las vibraciones del tímpano y transmitirlas a la cóclea donde pueden ser interpretadas como sonidos. El mango del martillo está incluido en el tímpano de modo que la cabeza del martillo sobresale por encima de la membrana. Esta cabeza se articula con el cuerpo del yunque y este último con la cabeza del estribo por medio de su rama larga. La base del estribo se asienta sobre la ventana vestibular que es la entrada al oído interno.

Las vibraciones del tímpano percibidas por el mango del martillo se magnifican y se transmiten de un huesecillo a otro hasta poner en movimiento la base del estribo, lo que hace que el líquido del oído interno vibre estimulando las células neurorreceptoras del oído interno que consiguen que el cerebro perciba el sonido.

Los huesecillos auditivos están sujetos por medio de varios ligamentos y sus relaciones pueden modificarse por la acción de dos pequeños músculos, el tensor del tímpano y el músculo del estribo. Estos músculos regulan la amplitud de las vibraciones y protegen el sistema auditivo del daño que podría causar una sobrecarga repentina.

Hay afecciones que pueden afectar al oído medio como son las infecciones de oído, tinnitus o rumor que se escucha como consecuencia de la exposición a ruidos fuertes, la Enfermedad de Méniere debida a la existencia de líquidos en el oído medio o el barotrauma, originado por los cambios de presión barométrica del medio. Pudiendo ser la pérdida de audición una de las consecuencias de cualquiera de ellas.

La prevención, la correcta higiene y la visita al especialista son fundamentales para mantener una buena audición a lo largo de nuestra vida.

Puedes hacer aquí un test de audición online (no sustituye a la visita al centro especializado)

https://www.beltone.com/es-es/online-hearing-test

Para revisar tu audición, puedes acudir a un centro especializado.

https://www.beltone.com/es-es/request-appointment

https://www.anatomiatopografica.com/huesos/huesecillos-del-oido/

http://audiologiaacademica.blogspot.com/2013/07/anatomia-del-oido-oido-medio.html

Eva Plaza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here